Category: financial advisory

Three Basic Responsibilities of Investment Advisors

Durante los últimos 23 años, David Osio se ha concentrado en la prestación de servicios financieros diseñados a la medida para satisfacer las demandas únicas de sus clientes. A través del grupo de empresas independiente, Davos Financial Group, David Osio también ofrece asesoramiento profesional para ayudar a sus clientes a construir carteras de inversión.

Asesores de inversión se combinan sus conocimientos integrales y analíticos sobre los diversos servicios, para ofrecer asesoramiento de inversión que haga sentido a los clientes. Las responsabilidades específicas de los asesores de inversión incluyen:

Educar – Se espera que los asesores de inversión sean expertos en la industria de servicios financieros. Como tal, deben transferir este conocimiento a sus clientes, para ayudarles a alcanzar sus objetivos financieros.

Determinar la tolerancia al riesgo – Factores tales como los objetivos a largo y corto plazo, la edad, la salud y la situación laboral afecta a la tolerancia al riesgo de un cliente. Es el trabajo de los asesores de inversión determinar e informar a los clientes de estos factores de riesgo, antes de diseñar un plan de inversión.

Compartir información regulatoria y legal – Para garantizar que las inversiones se adhieren a las leyes federales y estatales, los asesores de inversión deben informar a los clientes de las regulaciones establecidas por los órganos de gobierno, tales como la SEC y la Autoridad Reguladora de la Industria Financiera.

Advertisements

Escenario financiero ante el incremento de las tasas de interés por parte del Tesoro Americano

El Tesoro Americano tiene previsto, a partir de septiembre de este año, iniciar un ciclo de alzas de las tasas de interés.  Pareciera que la medida obedece a estrategias preventivas dado que la Reserva Federal en este momento ha agotado su capacidad de maniobra para mantener el crecimiento económico de manera sustentable, y los mercados han estado soportados por una política de dinero barato y  una altísima inyección de liquidez.

Es lógico que la Reserva Federal Americana, que aumentó sus niveles de balances de manera inédita para superar la crisis financiera del 2008, tome las medidas preventivas necesarias para normalizar la situación. En su momento se hablaba de contrarrestar el aumento del endeudamiento por la vía del crecimiento el cual ciertamente no ha venido en la magnitud esperada. El resultado han sido valuaciones altas de activos, principalmente títulos valores y activos fijos como bienes raíces, pero sin el crecimiento de salarios y aumentos de consumo que se tenía proyectado. El estado se ve necesitado de impulsar políticas que promuevan un crecimiento sustentable y con tasas cercanas al cero por ciento no hay espacio de maniobra.

Uno de los sectores que mas pudiera verse afectado por esta decisión son los títulos de deuda emergente denominados en dólares. La presión sobre bonos de mercados emergentes ha aumentado significativamente debido  al bajo consumo en mercados desarrollados y menores precios de los commodities (lo cual resulta en menor valor de las exportaciones de energía y materiales), acentuado con un alza en el precio relativo del US Dollar.

La reacción inmediata de los inversionistas ha sido la de liquidar posiciones de mediano a largo plazo, esperando el momento de volver a entrar a tasas más atractivas. También ha habido una rotación acentuada alejándose de sectores como energía y metales, hacia otras alternativas menos vulnerables. Sin embargo, de acuerdo a Andrés Coles, Director de Davos Financial Advisors, la esperada alza de tasas posiblemente no afecte de manera desmedida a todos los títulos de deuda emergente sino mas bien creará dispersión entre industrias, emisores y monedas en particular. Como categoría se estima que los rendimientos serán más atractivos que los títulos de deuda de mercados desarrollados que a pesar de las alzas no terminaran generando retornos interesantes.

Ante este escenario el comité de inversión del Grupo Davos ha venido reposicionando las carteras de inversión de bonos hacia títulos de alta calidad crediticia y de menor duración con el objetivo de reducir el posible impacto del inicio de subida de tasas. El objetivo es tener vencimientos entre 18 y 24 meses para colocar los fondos en títulos de más largo plazo y a tasas entre 250 y 350 puntos básicos más arriba de la curva actual. En acciones, vemos compañías de los sectores de consumo masivo, salud y financieras como los que ofrecen mayor potencial de apreciación, aunque estos movimientos ya han comenzado a darse durante el segundo trimestre del año. Las colocaciones a hedge funds también prometen una mejor relación de riesgo beneficio por su capacidad de capturar oportunidades puntuales en eventos corporativos y de índole temático.

 

Beneficios del programa masivo de compra de deuda en la Eurozona

Análisis de la nueva política emprendida por el BCE,  por Davos Observer

  •  En qué consiste el programa de deuda en la Eurozona?

Esta operación emprendida por el BCE no se trata de una práctica innovadora. “Bancos centrales en todo el mundo han confiado en los programas de compras de activos a gran escala para estimular la economía y cumplir con sus mandatos”, explicaron las autoridades del BCE.

Es una política monetaria no convencional, que consiste en la adquisición, por parte de su banco central (la Reserva Federal o Fed, por sus siglas en inglés), de deuda pública y privada que estaban en manos de instituciones financieras privadas.

  • Cómo han sido los resutados entre quienes han aplicado la politica y quenes no?

La comparación de resultados entre quienes no han aplicado la política de compra de deuda y quienes sí lo han hecho es llamativa. Por ejemplo, la tasa de desempleo de la Eurozona (11.2%) duplica a la de la estadounidense. En cuanto a crecimiento económico se espera que la Eurozona crezca 1.5 % este año y 2% en el  próximo, mientras que para Estados Unidos se prevé un crecimiento de 3 % mínimo en ambos períodos.

  • Cómo está prevista la implementación de esta politica?

Dicho programa está próximo a lograr compras de deuda pública y privada por valor  aproximado de 63.876 millones de dólares en marzo.

Hasta los momentos, las cifras de las operaciones puntuales del BCE muestran que sus compras mensuales de deuda privada, bonos garantizados (cédulas) y bonos de titularización, han alcanzado montos mensuales de unos 13.840 millones de dólares.

En esta primera ronda, del total de compras de deuda del sector público, se prevé la siguiente distribución 88% en bonos soberanos y de agencias -como el Instituto de Crédito Oficial español- y el 12% restante de instituciones de la Unión Europea.

Voceros del banco central señalaron que una fracción sustancial del mercado de valores de la zona del euro se negocia en estos momentos a precios que implican una tasa de interés nominal negativa.

Según las condiciones establecidas por el BCE, sólo podrán adquirirse bonos en el mercado secundario con vencimientos entre 2 y 30 años, cuya rentabilidad sea al menos igual a la ofrecida por la facilidad de depósito de la institución, actualmente fijada en el -0,20%.

Esto como resultado que más de la mitad del “stock” pendiente de bonos soberanos alemanes nominales, con vencimientos entre dos y treinta años, se negocia a rentabilidad negativa, por lo que el BCE va a comprar bonos con una rentabilidad negativa máxima del -0,20%, porcentaje al que se sitúa actualmente su tasa de interés de depósito.

Ante esto, David Osio señala, “Esto establece un piso a la rentabilidad negativa que el BCE está dispuesto a aceptar, lo cual es un elemento importante a tener en cuenta para los inversionistas”.

Con el inicio del programa de compra masiva de deuda por parte del Banco Central Europeo (BCE) se abre un nuevo escenario para los inversionistas internacionales, grandes y pequeños, agrega David Osio, CEO de Davos Financial Group.

David Osio concluyó “El inicio del programa de compra masiva de deuda nos hace pensar en escenarios más positivos para quienes inviertan en la Eurozona, tanto por la oportunidad que representa la venta de bonos, como por los beneficios que dicha política genere para la economía de esa región”.